Seis mil profesionales denuncian que no se reconozca su especialidadscale

La creación de una especialidad de Urgencias es una vieja demanda de los médicos que trabajan en este servicio y que, desde hace 25 años, forman parte de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), que reúne a seis mil facultativos en toda España. El proyecto en el que trabaja desde hace tiempo el Ministerio de Sanidad para aprobar una nueva ley de especialidades que agrupe en troncos las que pertenecen a una misma familia, abrió una puerta a la esperanza de este colectivo.

Pero sus aspiraciones se vieron frustradas cuando desde el Gobierno central les negaron esta posibilidad. Como explica el doctor Manuel José Vázquez Lima, presidente de Semes en Galicia, «va a ser una subespecialidad del tronco de Medicina Interna, Familia, Intensivo y Anestesia, con la creación de un título que no está reconocido en Europa y que precisará nueve años de formación, por lo que creemos que es un despilfarro».

Los profesionales que trabajan en las áreas de Urgencias de los hospitales o en el 061 consideran que una formación específica es imprescindible para atender un servicio en el que el factor tiempo, el autocontrol de las emociones, la actitud y el carácter es fundamental. Por eso Semes se dirigió al presidente del Gobierno para reclamarle la creación de esta especialidad. «Rajoy nos respondió muy amablemente y nos reconoció como interlocutores, pero nos remitió a Sanidad», Y la secretaria general, la ex conselleira Pilar Farjas, les respondió que «las habilidades técnicas que requieren las urgencias» exigen «especialidades transversales». O sea, que no.

Como la nueva ley va camino del Congreso, los médicos de Urgencias tienen pensado, en cuanto se apruebe, presentar un contencioso en los juzgados. Alegan que su formación no va a estar homologada en Europa, donde ya hay quince países con la especialidad de Urgencias.

«La atención correcta determina que el paciente viva o muera»

El doctor Vázquez Lima, como presidente de Semes en Galicia, cree que la especialidad favorece al paciente. «Tienes una garantía de que el profesional va a estar preparado para eso, que no va a ser una lotería. No es lógico que llegue una persona con un infarto y le tenga que atender un pediatra, por ejemplo. Hace falta una formación específica y correcta en tiempo. El tiempo es fundamental, y la atención correcta determina que el paciente viva o muera. Esa formación ahora solo se consigue con años de experiencia». Y para los profesionales, a su entender, supone estabilidad. «Vienen de otra especialidad, y cuando pueden, se marchan».

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2014/02/28/medicos-urgencias-llevan-juzgado-ministerio-sanidad/0003_201402G28P30992.htm