Recuerda que ya existe en varios países miembro de la UE

El Consejo Económico y Social (CES) respalda la creación de una especialidad de urgencias y emergencias. O, al menos, reaviva el debate generado por que a este tipo de práctica médica no se le haya dado reconocimiento específico tras la aprobación del real decreto de troncalidad.

n el informe ‘Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España 2014’, el órgano hace hueco a las demandas desde el sector, que “vinculan la falta de reconocimiento con una clara desventaja laboral de quienes ejercen la especialidad en su actividad profesional, pero también con deficiencias en la calidad de la atención prestada, que puede traducirse en una merma de la seguridad de los pacientes que acuden a los servicios de urgencias. Y ello por la falta de un itinerario formativo acorde con las necesidades concretas de los servicios de urgencias, que requieren técnicas clínicas y organizativas específicas”.

De hecho, el Consejo avisa de que “en un buen número de centros hospitalarios, como se reconoce en el informe del Defensor del Pueblo, una parte importante del personal médico se compone de profesionales en formación (MIR), que no siempre cuentan con la necesaria supervisión de los facultativos de los centros, dando lugar en muchas ocasiones a la realización de pruebas diagnósticas innecesarias y a reingresos de pacientes. El debate sobre la eficiencia y la calidad de la atención cobra, así, pleno sentido en la discusión surgida hace ya años sobre la idoneidad de la creación de la especialidad de medicina de urgencias y emergencias que, por otra parte, existe ya en varios países miembros de la Unión Europea”.

Respecto a la troncalidad propiamente dicha, cuyo real decreto se aprobó en 2014, el CES indica que “esta norma ha suscitado el debate sobre los aspectos más sensibles entre los modificados, toda vez que el nuevo sistema resultante supondrá cambios de no poca importancia para la práctica profesional y habrá de tener consecuencias en la atención sanitaria a través del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Suspenso a nivel de información de recursos humanos

Por otro lado, el Consejo suspende al SNS en el manejo de datos sobre recursos humanos. Esta cuestión “ha ido revelándose como un elemento insuficientemente tratado desde el punto de vista de la información, resultando en un conjunto de datos parciales y poco precisos para abordar la gestión de un sistema de grandes dimensiones, con necesidades cambiantes y de creciente complejidad”.

Añade que, por ello, “la disposición de una buena base de datos sobre el personal médico y enfermero en España se ha convertido en una urgencia reclamada tanto por los investigadores como por los propios gestores del SNS”.

http://www.redaccionmedica.com