Los aeropuertos de Castilla y León atendieron un total de 481 vuelos para emergencias hospitalarias durante el año 2015. Estas operaciones incluyen movimientos de aeronaves para traslados de pacientes graves, operaciones de helicópteros de Sacyl que necesitan utilizar las bases de los cuatro aeródromos, así como los traslados coordinados por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), según los datos facilitados a Ical por Aena.

De esta forma, las instalaciones de Burgos, León, Salamanca y Valladolid adaptaron sus programaciones áreas a la demanda de este tipo de vuelos, todo ello, con el objetivo de gestionar desde la base de La Virgen del Camino (León) 31 operaciones ambulancia; 335 desde Villafría (Burgos); 100 desde Villanubla (Valladolid) y 15, desde Matacán (Salamanca). Todo ellos suponen algo más del 3% del total de la red de Aena, que contabilizó 13.365 vuelos ambulancia en 2015.

Esta actividad se concentró de forma destacada en los aeropuertos insulares, que registraron alrededor del 44% de estas operaciones. Además, prácticamente todas las instalaciones de la red tuvieron algún movimiento de este tipo a excepción de tres. Así, 44 aeropuertos y un helipuerto facilitaron la operación de estos enlaces, ya que la operadora nacional destacó que sus instalaciones se han convertido en un «eslabón» dentro de la cadena de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), cuyo objetivo final —recordó— es «salvar vidas».

Aena y la Organización Nacional de Trasplantes llegaron hace años a un acuerdo para facilitar el tránsito de órganos y equipos médicos, dada la rapidez de los traslados aéreos. Así, entre otras medidas adoptadas, se acordó la prolongación del horario operativo e incluso la apertura de aquellos aeropuertos que no están operativos las 24 horas del día, entre los que se encuentran los de Castilla y León. Así, con independencia del horario, están siempre operativos para situaciones de emergencia y para el traslado de órganos para trasplantes, movilizando al personal necesario para ello.

A lo largo del 2015, un total de 105 castellanos y leoneses, 15 menos que en 2014, donaron alguno de sus órganos, mientras que a nivel nacional hubo 1.851 donantes que permitieron que 4.769 pacientes recibieran un trasplante. La solidaridad de los castellanos y leoneses supuso la generación de 329 órganos sólidos —195 riñones, 90 hígados, 16 corazones, 21 pulmones y siete páncreas—. Asimismo, a estos vuelos se suman las operaciones de aviones medicalizados para el traslado de enfermos y heridos, y helicópteros sanitarios de Sacyl, bien porque están basados en el mismo o bien porque necesitan realizar algún tipo de operación, como repostar.

www.diariodeleon.es