El médico que salvó la vida al jugador del Cristo que casi se asfixia tras una patada en la cabeza cree que es necesario que todos los ciudadanos sepan qué hacer en estos casos

El héroe de un partido siempre suele ser el delantero que marca el gol del triunfo o el portero que para un penalti, pero en el encuentro entre el Cristo y la Segoviana, el verdadero héroe fue un médico que veía el partido desde la grada. Ángel González, director médico del Hospital Río Carrión, saltó al campo cuando vio desplomarse al jugador del Cristo Camilo tras sufrir una patada y su rápida intervención permitió abrir las vías respiratorias del delantero y salvarle la vida.

–Usted iba al fútbol a disfrutar y al final le tocó trabajar…

–Decidí irme a ver el partido del Cristo para pasar un ratito con mis amigos disfrutando del fútbol en la grada y, de repente, hubo una jugada muy rápida en la que cayó al suelo un chaval del Cristo y vi que sus compañeros pedían auxilio muy nerviosos. Me di cuenta de que pasaba algo grave y salté corriendo al campo. Al llegar, observé que el jugador había perdido la consciencia y que tenía dificultades para respirar, por lo que intenté iniciar las maniobras de reanimación. Gracias a Dios, el fisio del Cristo tenía en su maletín un tubo de Guedel, lo que nos permitió hacer permeable la vía aérea. En ese momento, comenzó a respirar con normalidad, le pusimos en posición de seguridad y esperamos a que llegara el 112.

–Si no llega a haber estado usted viendo el partido, el desenlace podía haber sido bien distinto…

–El fisio también sabía lo que hacía, pero, sí. En estos eventos tiene que haber algún sanitario que sepa lo que hace. Yo soy médico, instructor de reanimación cardiopulmonar y desfibrilación porque me gusta estar al día de lo que atañe a mi trabajo, pero creo que estas cosas se deberían enseñar desde el colegio. En los países del norte de Europa todos los ciudadanos tienen unas nociones básicas de lo que hay que hacer en estas circunstancias porque así se puede salvar la vida a cualquiera.

–El héroe del partido fue usted. Quién se lo iba a decir cuando quedó con sus amigos para ir a ver el partido…

–Afortunadamente, como siempre digo, un partido de fútbol va bien si el árbitro y el médico pasan desapercibidos. Lo demás, es un resulado.

–Lo lógico es que un evento deportivo, aunque sea de Tercera, cuente con personal sanitario…

–Y en aquellos lugares en los que hay aglomeración de gente. Es necesario prevenir para poder curar.

–Pero la prevención es cara y solo nos acordamos de ella cuando salen estos casos…

–La situación es la que es, pero tal vez se podría mejorar si la gente colaborara más. El voluntariado de los que nos gusta esto tendría que aumentar porque gente, hay.

–Supongo que habrá recibido muchos aplausos por su actuación…

–Me llamaron ayer los padres del chico. Me dijeron que pasaron momentos de angustia importantes y me dieron las gracias por ordenar lo que había que hacer y aportar una tranquilidad que, lógicamente, nadie tiene si no sabe lo que hay que hacer. Me siento muy agradecido.

www.elnortedecastilla.es