Joaquín Fernández de Valderrama Benavides, vicepresidente 1º de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias de Castilla y León, explicó la labor que lleva a cabo SEMES en la difusión de técnicas que salvan vidas y puso el acento en lo importante que es que este tipo de técnicas “sean aprendidas desde los primeros años de vida”.

En lo que a atragantamientos se refiere, el doctor indicó que “en este caso hablamos de obstrucción de vía aérea por un cuerpo extraño”. Un hecho que se produce cuando un alimento queda atrapado de forma accidental y obstruye el paso del aire provocando la asfixia. Asimismo, dejó claro que la mayoría de las obstrucciones son leves pero pueden producir parada cardiorespiratoria lo que obliga a actuar de forma temprana para evitar consecuencias fatales.

En este sentido, destacó que “la sociedad tiene una labor importante para salvar vidas”, por lo que entiende que “una intervención precoz puede salvar la vida de la persona que se atraganta”.

Un hecho que para SEMES hace necesario que la sociedad aprenda a actuar sabiendo ejecutar, de un modo correcto, la Maniobra de Heimlich, cuyo objetivo es impulsar un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto.

Asimismo, el facultativo indicó que la “forma idea de acabar con este problema” se basa en  pautas de actuación y en conductas preventivas que en el caso de los adultos para por evitar comer alimentos mal troceados o reírse en el momento de la ingesta. En los niños o menores de un año, el doctor aseveró que hay que tener en cuenta que los bebés no deben manipular objetos como monedas, chuches o canicas. “Hay que saber que no pueden jugar con objetos que no quepan en un cilindro de papel higiénico y observar”, finalizó.